lunes, 1 de diciembre de 2014

Relatando ando...

#1
Lección del día: No andar en las nubes


Finalmente había llegado el fin de año, y como consecuencia, era la hora de comprar ropa. Sí, soy la clase de persona que hace esas compras una vez al año, (gracias a Dios). No soy exactamente la mata de la belleza Y la vanidad, y encontrar cosas de mi gusto resulta un tanto frustrante, pero bueno, uno hace lo que tiene que hacer.

Junto a mis padres y hermana, ingresamos a una de las tiendas donde creíamos habría lo que más nos atraía.Usualmente es así, excepto que cuando llega el momento de comprar, no hay nada de lo que vimos antes y han sacado lo peor, ¡QUÉ PASA CON EL MUNDO!

Bueno, el edificio en sí constaba de cuatro pisos. Cada uno mostrando diferentes estilos de prendas. Entre nosotros se podía sentir la frustración, no había nada que valiera la pena y, por alguna extraña razón, olía bastante raro. Mi papá decía que era algo que le echaban a las prendas para que no se las comieran las polillas ¡Los insectos que más odio! Tuve una terrible experiencia con ellos, pero eso va para otro relato.

Continuando, iba de brazo con mi hermana, y como es costumbre mía, andaba en las nubes, siempre con los pensamientos totalmente alejados de la realidad. Al ser de varias plantas el edificio, había escaleras eléctricas para ascender y descender a cada piso. ¿Pueden imaginar a dónde va esto? Yo quería ir al piso de arriba, y al acercarme por las escaleras algo iba mal, simplemente no subía, me empujaban una y otra vez de vuelta. Rápidamente pude oír la risa de mi hermana. Al principio no entendí nada, hasta que volví al mundo real y caí en cuenta: Estaba intentando subir por unas escaleras de bajada, obviamente éstas me enviaban de vuelta una y otra vez. 

Sinceramente, no sé si alguien me vio, además de mi hermana, claro está. ¡Dios! Me quería morir, me sentía avergonzada de mi propia estupidez. Entre la risa de mi hermana, me uní, sí, a veces lo mejor es reírse de uno mismo para no morir en la tragedia. Lo peor de todo, no compramos nada allí. 

Bueno, aprendí mi lección. Debo andar con más cuidado en el mundo real. No es la primera vez que me pasa algo torpe por andar en las nubes. 


2 comentarios:

  1. A mi tampoco me gusta ir de compras jajja, voy una vez al año. Un besoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hahah bien, no soy la única. Gracias por leer y comentar.

      Un beso, cuídate!

      Eliminar