sábado, 15 de agosto de 2015

Almost the end.

La relatividad del tiempo es un arma mortal. El primer día que pise aquel frío e impersonal salón a comienzos de este año, me pareció que cada día sería eterno, y al principio lo fue. Creía que mi reloj simplemente se había parado en algún momento y no avanzaba más. Pero lo estaba, cada segundo, cada minuto y cada hora, acabando el tiempo que desearía tener ahora. Quién diría que unos meses después desearía no tener que dejar este lugar nunca, y no necesariamente porque tuviera cierto cariño a éste como tal, sino a personas en específico y todas les experiencias que se han llevado acabo. 

Tengo miedo, y lo digo con un nudo en la garganta. Y sé que probablemente debo de tener los ojos llorosos por las lágrimas que estarán contenidas hasta que llegue el momento de decir adiós. Y no sé cómo encontraré la fuerza para hacerlo. Dejaré atrás todo lo que hasta el momento conocí y de lo que me he aferrado en los últimos meses. Y sé que jamás encontraré las palabras adecuadas para dar cierre al capítulo más importante de mi vida gasta el momento. Quizá podría tomar cada uno de mis libros y utilizar algunas de las tantas frases inspiradoras que aparecen en ellos, pero no sería lo correcto, y sé que de alguna manera no quedaría satisfecha. 

¡Qué difícil es decir adiós! Mi corazón sufrirá, lo sé, este enamoramiento tonto que estoy viviendo me destruirá y romperá cada fragmento de mis sentimientos, pero es un precio que al final estoy dispuesta a pagar. Me siento viva, el dolor que quema cada día a través de mis sentidos me gusta, soy una maldita masoquista, y no hay manera de refutarlo. Pero no lo suficiente, porque cada vez que pienso que lo perderé (aunque ni siquiera es mío) me siento morir y simplemente no puedo respirar. 

Supongo que sólo me queda vivir de recuerdos. Cada palabras sarcástica, cada broma, los golpes, las charlas profundas y aparentemente sin sentido que al final tenían un trasfondo profundo y mágico, quedarán grabados en mi memoria como un dulce y agrio recuerdo. Y diría que desearía tener simplemente un segundo más y aprovecharlo como si fuera el último, porque lo sería, pero no, porque un segundo más jamás será suficiente. Siempre necesitaré más, pero es algo que no podré tener. Estoy jodida. siendo una soñadora en un mundo donde no hay cabida para los deseos. 

Sólo me queda desear lo mejor para cada uno de esos trozos que me han acompañado a lo largo del camino, en la caídas y en los triunfos. En las risas y en los llantos. Le susurraré al viento que me dé la oportunidad de encontrarlos alguna vez de nuevo en el camino, y que cada uno le dé lo que merece. Pero bueno, ésto podría sobrar porque jamás he sido alguien para juzgar ello.

Tú, idiota encantador que me ha robado mi último aliento de cordura, no me quedan más que las palabras que me he obligado a callar, y que jamás escucharás, intenta no soltarme tan duramente, no sé si pueda soportar la caída. Ustedes, anclas más fuertes que un lazo de sangre, siempre habrá alguien dispuesto que las escuchará y no dejará caer, las tendré en mi mente cada vez que me encuentre algo tan de nosotras en mi camino por la vida. Y aquellas personas sabías que soporté y me soportaron, hay muchas lecciones que son más allá de lo intelectual, y me siento lista, aunque temerosa, porque escuché los mejores consejos a lo largo de mi vida. 

No me queda más que decirme a mi misma que aguante la respiración mientras me lanzó a lo más profundo del océano, con al esperanza de volver a encontrar la superficie. 

4 comentarios:

  1. WOH, que profunda. Lo que escribiste me ha hecho recordar tantas cosas. Cuando entré a clases el año pasado me habían cambiado de curso y pensé que sería el peor año de mi vida, pero a medida de que iba pasando el tiempo lo que fue lo peor terminó siendo lo mejor del mundo, ahora me cambiarán de colegio, y pensar que me debo despedir de todos mis amigos que al principio me caian mal me rompe el corazón, es muy duro, es como dejar atras todas las locuras y saber no habrán mas. Tal vez no era eso lo que querías transmitir pero así me sentí yo. Escribes muy bien. Un beso.
    Maria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Creo que de alguna manera me gusta que cada quien tome la perspectiva que guste de lo que escribo. Y bueno, realmente creo que ha sido una suerte para mí que toda mi vida he estudiado en el mismo lugar, pues no son muy buena haciendo nuevos amigos ni adaptándome a nuevos lugares, aunque es algo que eventualmente tendré que aprender a hacer, pues ya el otro año empezaré la Universidad (O eso espero xD). Pero bueno, te deseo mucha suerte! Y como suele decirme algunas veces mi mamá, cuando quiere de verdad a un amigo, siempre se estará ahí aunque tengan un continente de distancia.

      Gracias por pasarte, cuídate, un beso!

      Eliminar
  2. ¡Oleeee! Que entrada mas genial. Te has puesto pensar si te gustaría escribir una novela o algo por el estilo. Por que chica, se te da muy bien.
    ¡Excelente!
    ¡Besos!
    Dalu...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Haha, bueno, lo he considerado, pero pues, creo que aún me falta mucho para hacerlo, sin embargo, siempre está la práctica, que es uno de los por qué de mi blog :)

      Muchísimas gracias por pasarte y por tu comentario, significa mucho para mí ♥ Cuídate, un beso!

      Eliminar